La concepción del alumno

Hits: 1115

En el documento “Memoria 400 años de escuela para todos” con motivo del IV Centenario de la primera escuela popular fundada en Europa por San José de Calasanz 1998, los escolapios reafirman su misión educativa:
Consideran al niño y al joven como sujeto activo en todos los ámbitos de desarrollo tanto personal, social como eclesial. Siendo esto así, al alumno no sólo se le transfieren contenidos, sino que debe comprenderlos y crearlos.
Buscan un modelo de persona, libre y corresponsable, solidario y justo, abierto a los demás, que ame y busque la verdad, comprometido en la construcción de un mundo más humano, con un estilo de vida coherente con su fe, desde Jesús como modelo que crece en edad, sabiduría y gracia.
Cada educando ha de hacerse responsable de sus propios talentos.
El alumno, independientemente de la fe que profese o del momento de búsqueda espiritual en el que se encuentre, es Cristo (Espiritualidad y Pedagogía, Madrid 1995,n.55).
La visión integradora del nuestro ministerio escolapio nos lleva a una consideración del alumno como Hijo de Dios con todas sus potencialidades de desarrollo. Ello implica un concepto del niño como persona; como alguien de protagonizar su propio proceso educativo de desarrollo en la Fe y la Cultura. En Evangelio y Vida, en Piedad y Letras.